Posted On 7 Marzo, 2017 Por In Consejos Con311 Views

10 Consejos para motivar a los empleados

¿Sabes que está comprobado que los empleados motivados son más productivos? Y no solo eso, cuando los trabajadores están motivados van contentos al trabajo, aprovechan mejor el tiempo y ayudan a que el ambiente laboral sea más saludable. Además, la motivación de los empleados garantiza que las personas quieran dar lo mejor de sí mismos para contribuir a que la organización tenga éxito, es decir, no solo se esfuerzan por hacer su trabajo sino por hacerlo lo mejor posible.

En muchas ocasiones, las empresas buscan la motivación a través de incentivos económicos, con estrategias como incrementar sueldos por antigüedad, comisiones, pagas extras, etc. Pero también hay otras maneras para mantener a tu equipo interesado y motivado, que combinadas con las estrategias salariales, garantizarán el compromiso y la lealtad de los empleados hacia la empresa. Algunas de estas técnicas motivacionales son:

  1. Hazles halagos: A todo el mundo le gusta que se le felicite por su trabajo y sus aciertos. Por ello, es aconsejable que destaques de vez en cuando los logros del equipo que tienes a cargo o de tus compañeros, haciéndolo delante de los demás para que la persona se sienta reconocida. Con un simple detalle como “me ha gustado mucho tu último informe” estarás alegrando a uno de tus empleados.
  2. Fomenta el trabajo en equipo: Frente a implantar un sistema vertical con gerentes, puedes promover un sistema horizontal, donde los trabajadores trabajen en equipo y en igualdad de condiciones. Esto no significa que no haya cargos, sino que en la medida de lo posible todos los empleados se sientan responsables y tenidos en cuenta en cada proyecto.
  3. Si haces críticas, que siempre sean constructivas: Es inevitable que tus empleados no hagan siempre las cosas correctamente, todos somos humanos y nos equivocamos. Pero a la hora de decirles que han hecho algo mal, enfócalo desde el punto de vista de cómo mejorar, es decir, nunca digas “esto está mal”, sino “esto estaría mejor si lo hubieras hecho de otra forma” o “esto no está bien, pero si la próxima vez tienes más cuidado seguro que lo mejorarás”
  4. Confía en ellos: Fíjate en sus fortalezas y poténcialas animándoles y haciéndoles saber qué es lo que mejor hacen. Todas las personas tienen algo en lo que destacan y debes detectarlo para que crean en sí mismos y se sientan realmente útiles en el equipo.
  5. Fomenta la proactividad: En lugar de decirles constantemente lo que tienen que hacer y que ellos lo acaten, puedes probar a buscar que ellos mismos sugieran su trabajo. Es decir, en lugar de decir “haz este trabajo de esta manera”, puedes preguntar “¿de qué manera sería mejor hacer este trabajo?”.
  6. Crea pequeñas recompensas: Puede ser divertido crear dinámicas de juegos internos donde se recompense a los empleados por hacer las cosas bien. Por ejemplo, podrías hacer un premio simbólico del “empleado del mes” o llevarles de vez en cuando algo para desayunar en la oficina.
  7. Haz algo en sus cumpleaños: A todo el mundo le gusta que le hagan algo especial en su cumpleaños, ya sea un regalo, llevarle una tarta para que sople las velas, o cantarle el cumpleaños feliz cuando llegue a la oficina. Estos pequeños detalles que no cuestan mucho harán que la relación entre todo el equipo fluya y el ambiente sea más agradable.
  8. Organiza actividades grupales: Las actividades en grupo sirven para recordar a los trabajadores que forman parte del equipo, que pertenecen a algo. Además de la celebración de cumpleaños, también puedes organizar cenas, picnics, ir al cine juntos… cualquier actividad que os guste a todos.
  9. Comparte las recompensas, pero también los fracasos: Cuando la empresa tenga éxito, anúnciaselo a todos incluso aunque no hayan participado en ese proyecto en concreto. También debes ser honesto y transparente y, si la empresa fracasa o no van bien las cosas, sincerarte con ellos.
  10. Sé flexible: En lugar de ceñir los horarios y el trabajo, deja cierta flexibilidad siempre que sea posible. Si realmente no afecta a la empresa que un empleado acuda de 09:00 a 18:00 o de 10:00 a 19:00, dale la libertad de elegirlo. O, por ejemplo, si un empleado quiere salir antes un día y recuperar esas horas otro día, anímale a que lo haga. Así estará contento por poder compatibilizar su vida personal con la laboral. Además, siempre que sea posible dales libertad de elegir cómo gestionar su tiempo en el trabajo.

10 consejos para motivar a los empleados

Tags : , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los Comentarios están cerrados