Posted On 19 septiembre, 2016 Por In Actualidad Con1386 Views

El aprendizaje como competencia estratégica

El cambio en el entorno empresarial hace que la diferencia entre las personas que se adaptan y las que se quedan estancadas sea mayor. Para poder solventar dicha diferencia, las organizaciones han de centrarse en la formación y desarrollo de toda su plantilla y equipo independientemente del puesto que ocupa cada persona.

De este modo se impone la cultura del aprendizaje, que no sólo conduce a mejores resultados de negocios, sino que también mejora la adaptación al entorno y al cambio, centrándose  en el aprendizaje continuo y el desarrollo basado en comunidades formativas. Se ponen en común conocimientos, técnicas y experiencias, algo así como una red social del conocimiento, desde donde los trabajadores pueden interactuar entre ellos, intercambiando  opiniones a la vez que se forman en aquellos campos y ámbitos de mayor interés personal. Se fomenta el autoaprendizaje y el afán inquieto de las personas.

Las empresas con una fuerte cultura de aprendizaje se caracterizan por tener:

  • 46% más probabilidad de ser primeros en el mercado
  • 37% trabajadores más productivos
  • 26% mayor calidad
  • 58% más preparados para satisfacer las demandas futuras
  • 17% más probabilidades de ser el líder del mercado

Con un modelo de aprendizaje y desarrollo específico, las organizaciones son más propensas a desarrollar trabajadores que poseen mejores cualidades ante el cambio tanto a nivel individual como grupal siendo un activo importante para los nuevos retos empresariales.

 

Tags : , , ,

Los Comentarios están cerrados