Posted On 18 Octubre, 2016 Por In Actualidad, Escuela e-learning, Novedades Alumne Con1271 Views

El arte de tratar con personas difíciles

Todos nos hemos encontrado alguna vez, tanto en el entorno laboral como en el personal, con una persona de difícil trato. Ya sean compañeros de trabajo, conocidos o familiares, no cabe duda de que hay personas con las que parece imposible tener una relación cordial, trabajar en equipo y hasta compartir el mismo espacio. Por desgracia, cuando en nuestro trabajo nos encontramos con una persona con este tipo de personalidad, suele venir acompañada de situaciones conflictivas, estrés y mal ambiente laboral. Por ello, es importante estar preparado para saber cómo actuar.

Antes de nada, hay que saber que existen muchos tipos de personas conflictivas y, según el tipo, deberás adoptar una actitud u otra. No es lo mismo tener que tratar con una persona pesimista que con una perfeccionista. Algunos de los perfiles conflictivos más frecuentes que pueden aparecer en el mundo laboral son:

personas

Pero no te preocupes, existen maneras de lidiar con estos perfiles. Aquí te dejamos algunos consejos:

1. Analiza la situación: Antes de nada, asegúrate de que se trata de verdad de una persona problemática y no es algo temporal debido a una situación particular. Todos nos comportamos de forma problemática en determinadas circunstancias, y eso no quiere decir que seamos personas difíciles. Una persona conflictiva se comporta de forma difícil continuamente, así que considera si esa persona se ha comportado así en al menos tres situaciones similares.

2. No intentes cambiar a la persona: No se trata de intentar cambiar el comportamiento de la persona sino de saber cómo aceptarla y tratarla. Esforzándote para que cambie solo conseguirías perder el tiempo y sentirte frustrado porque, lo más probable, es que no lo consigas. Así que intenta asumir que esperar a que cambie no es una opción.

3. Distánciate de la conducta problemática: Deja a un lado la irritación y la frustración que te provoca esa persona y observa la situación fríamente, analiza a la persona desde fuera y ponte en su lugar. De esta forma podrás comprender las causas de su conducta y las pautas de su comportamiento, así podrás decidir cómo actuar.

4. Diseña un plan: Una vez que has comprendido la conducta de la persona problemática es hora de idear una estrategia para lidiar con ella. Lo más importante es saber que en tu actitud reside la solución. Aunque parezca difícil, evita ponerte a la defensiva y busca alternativas que te permitan conseguir lo que quieres. Por ejemplo, con una persona hostil y ofensiva funciona mantenerte firme (que no te vea débil), darle tiempo a calmarse, conseguir que se siente y evitar los choques frontales. En cambio, con una persona que le encuentra fallos a todo y se queja constantemente sin aportar soluciones, lo que funciona es escucharle sin mostrarse de acuerdo ni disculparse.

Estos son solo algunos consejos para empezar a tratar el problema, pero, como habrás notado, la buena gestión de personas difíciles es bastante compleja y requiere de conocimientos específicos. Por ello, desde Alumne School +PRO hemos lanzado el curso Gestión de personas difíciles, donde aprenderás a gestionar con éxito este tipo de perfiles tan complicados, conociendo cuáles son sus motivaciones e intereses y aprendiendo cómo actuar en consecuencia.

Tags : , , , ,

Los Comentarios están cerrados