Posted On 7 Junio, 2016 Por In Otros Con619 Views

Fin de una etapa

Graduaciones, bodas, bautizos, comuniones. En esta época las redes sociales se llenan de fotografías repletas de caras felices y sonrientes vestidas con sus mejores galas para celebrar una nueva etapa, pero que a su vez supone el cierre de una antigua.

Las celebraciones suponen mirar a un futuro que se prevé mejor, el comienzo de algo nuevo, de nuevas experiencias que te harán olvidar las antiguas, pero que sin ellas no estarías donde estas.

Nos arriesgamos a que por fin eso que deseamos desde pequeños se haga realidad, haciendo que la realidad se coma al sueño y que las vivencias sean el recuerdo. Afrontamos nuevos retos que sacarán tanto lo mejor de uno mismo como lo peor. Buscamos esa satisfacción al realizar los actos que nos haga sentirnos orgullosos de nosotros mismos.

Etapas, caminos que se forjan a lo largo de la vida o que se van cerrando por abandono o por el fin del mismo.

La vida con sus ironías te demuestra lo incierta que puede llegar a ser, pero sabes que al final todo tendrá un final y por lo tanto algo nuevo empezará.

Y es que como dijo una amiga “no puede existir mejor punto y final que el de un suspiro de autorrealización absoluta  y no efímera”.

Tags : , , ,

Los Comentarios están cerrados