Posted On 4 Noviembre, 2016 Por In Actualidad, Casos de éxito, Tendencias Con382 Views

La estrategia del Benchmarking

El benchmarking es una estrategia empresarial basada en la obtención de información e ideas mediante el análisis de las organizaciones que destaquen con mejores prácticas sobre el área de interés de la empresa. Esto no significa plagiar a la competencia, sino fijarse en sus prácticas y adaptarlas a tu negocio, siempre dentro de la legalidad.

Se trata de un proceso útil y necesario para llegar a realizar mejoras y cambios y se puede aplicar tanto para comparar procesos de trabajo y fabricación como para productos y servicios. En definitiva, el objetivo de esta estrategia es seleccionar a los mejores del sector tanto en calidad como en productividad y tomarlos como referencia. Existen dos tipos de benchmarking:

  • Benchmarking interno: Consiste en buscar la información dentro de las diferentes empresas, departamentos o unidades del propio grupo empresarial. En este caso puede ser difícil averiguar cómo es el funcionamiento interno de cada grupo, ya que muchas veces las unidades compiten entre ellas. El proceso a seguir para realizarlo es establecer patrones de comparación con departamentos o secciones y después tomarlos como ejemplo para iniciar procesos de mejora continua. Lo más positivo de esta estrategia es que se identifican los estándares de desarrollo interno, se estimulan las comunicaciones y se fomenta la solución conjunta de los problemas.
  • Benchmarking externo: En este caso se realiza una comparación con las empresas externas. Podemos encontrar dos modalidades:
    • Competitivo directo: Casi todas las compañías tienen algún competidor que destaque más que ellas en un área de su sector o en un proceso determinado. Pero adquirir información sobre otras empresas no suele ser tarea fácil, lo más habitual es que la facilite una tercera empresa, como por ejemplo un cliente o proveedor común.
    • No competitivo: Se produce cuando las empresas de las que se obtiene información no son competidoras directas, ya sea porque no actúan en el mismo sector (benchmarking funcional) o porque su mercado está en otro lugar, como por ejemplo otro país. Este es, probablemente, el benchmarking más ventajoso, ya que te diferencias de tus competidores directos y a su vez aprendes nuevos métodos que tu empresa no conocía.

Tags : , , , , , ,

Los Comentarios están cerrados