Posted On 1 Febrero, 2017 Por In Consejos, Tendencias Con481 Views

Método SMART: Cómo plantear tus objetivos

El Método SMART es una manera muy eficaz de plantear tus metas y objetivos, facilitando el llevarlas a cabo. El nombre es un acrónimo formado por las cinco iniciales de sus conceptos claves. Estos cincos conceptos a tener en cuenta varían según los autores, pero los más utilizados son: Específico (Specific), Medible (Measurable), Alcanzable (Achievable), Realista (Realistic) y Temporalizable (Time-bound).

La metodología consiste en aplicar estas ideas básicas a la hora de definir los objetivos. Es decir, un objetivo idóneo según el método SMART es el que se caracteriza por cumplir estos 5 requisitos. A continuación desarrollamos cada uno de ellos:

  1. Específicos: Tus objetivos deben ser detallados y concretos, evitando generalizaciones y sin dejar lugar a la ambigüedad. Preguntarte por qué quieres alcanzar ese objetivo, dónde, cómo y qué necesitas para lograrlo es una buena manera de especificar la meta que deseas. Planteando los objetivos como algo concreto es más probable que los lleves a cabo, porque tú mismo fijas qué quieres hacer y cómo vas a hacerlo. Por ejemplo: “Quiero adelgazar” es un objetivo poco específico, pero si respondemos a las preguntas anteriores podría transformarse en: “Quiero adelgazar 5kg en los próximos dos meses haciendo ejercicio todos los días y una dieta, porque mejoraría mi estado físico y mental y me vería mejor a mí mismo”.
  1. Medibles: Cualquier objetivo que te plantees tiene que poder medirse de algún modo, así que al definirlo debes establecer con qué parámetros llevarás a cabo esta medición, así podrás controlar si estás bien encaminado y si se acaba cumpliendo. En el ejemplo anterior, el método para medir si tu meta avanza correctamente es pesarse periódicamente.
  1. Alcanzables: No está mal ser ambicioso, pero siempre debes tener los pies en la tierra y creerte capaz de alcanzar las metas que te fijes, ya que si no te lo crees tú mismo es más difícil llevarlo a cabo y que se lo crean los demás. Para buscar evidencias que te aseguren si es alcanzable o no, puedes preguntarte si alguien ha conseguido antes ese objetivo, qué obstáculos te podrías encontrar, si podrías recurrir a ayuda para ello o si tienes todo lo que necesitas.
    Siguiendo con el ejemplo: Si tienes poco tiempo puede que no puedas hacer ejercicio todos los días, por lo que deberás ponerte una meta más asequible, como ir al gimnasio tres días a la semana. Muchas veces para llegar al objetivo final es necesario hacer acciones más pequeñas, que tendrás que tener en cuenta a la hora de comprobar si es un objetivo alcanzable.
  1. Realistas: Debes ser honesto contigo mismo cuando establezcas un objetivo y saber distinguir las metas de los sueños. Es decir, no puedes pretender ser la persona más rica del mundo, esto, además de no ser alcanzable, tampoco sería realista. Mediante el plan de acción que elabores para lograr tu objetivo tú mismo te darás cuenta de si se trata de un objetivo realista o no. Otra acepción común para la letra R es “Relevantes” y hace referencia a que el objtivo que te marques tiene que tener algún tipo de trascendencia en tu vida. Es decir, debes preguntarte “¿Qué aportaría esto a mi vida?” o “¿De verdad merece la pena?” y encontrar una respuesta aceptable.
  1. Temporalizables: El objetivo que te propongas debe estar enmarcado en una fecha concreta, para que tú mismo marques plazos de cumplimiento. Si no pones un límite, te será difícil cumplirlo y lo irás atrasando. Pregúntate cómo de urgente es ese objetivo y cuánto tiempo le quieres dedicar al día para establecer una fecha adecuada y realista. En el caso de adelgazar, puede que no te corra tanta prisa y, si tienes poco tiempo, quizás deberías adelgazar 5kg en tres meses. En cambio, si adelgazar es muy importante para ti y vas a dedicarte a ello, quizás puedas hacerlo en menos tiempo.
    MÉTODO SMART

Si empiezas a aplicar estas pautas cuando plantees tus objetivos, empezarás a llevarlos a cabo con mayor eficacia, a darte cuenta de tu progreso y a descartar las metas que no vayas a poder conseguir. Aunque parece un método pensado para el mundo profesional, también puedes aplicarlo en el terreno personal, como en el ejemplo propuesto.

Tags : , , , , , , , , , , ,

Los Comentarios están cerrados